fbpx

Conocer nuestro tipo de rostro o dárselo a conocer a nuestros clientes, nos permitirá saber qué tipos de escotes, formas de gafas, anteojos, collares y aretes usar, así como también, elegir el color adecuado y corte para nuestro pelo. Todo con el fin de proyectar una imagen más segura y sentir que estamos armonizando nuestra belleza natural.

Existen diferentes tipos de rostro tanto para hombres como para mujeres. Están los rostros con facciones angulares y otros con facciones curvas.

Los tipos de rostro curvo se dividen en dos: son el ovalado, alargado y redondo.

La diferencia entre estos 3 tipos de rostro es el ancho y el largo. Un óvalo facial alargado se destaca por tener una frente más amplia, haciendo que la cara se vea alargada. Mientras que el rostro redondo, hará lo contrario, se verá más ancha de lo que es realmente, es un rostro pequeño.

En cuanto a los tipos de rostro angulares, encontramos en este grupo a las caras triángulo invertido, triángulo, diamante y cuadrado. Estás a su vez, cuentan con ciertas variaciones también. Para el triángulo invertido su variación es el corazón, para el rostro cuadrado encontramos tres variaciones que son el rostro rectangular (que es un poco más alargado que el cuadrado) y el rostro hexagonal que sería el rostro ideal para este tipo de caras con ángulos pronunciados.

Algunos tips para poderlos identificar:

Tienes un rostro ovalado, si:

La longitud de tu cara es una vez y media la medida de tu ancho. Este rostro es balanceado y proporcionado. Un rostro ovalado puede utilizar cualquier tipo de corte de pelo, accesorios y complementos.

Tienes un rostro redondo, si:

Tu cara es casi igual de ancha como de larga. Es recomendable usar peinados altos para hacer que la cara se vea más alargada. Recogidos hacia atrás y más bien altos ayudarán a equilibrar tu rostro. Evita estilos muy cortos, estilos cortos con bastante pelo arriba o volumen en los lados.

Tienes un rostro alargado, si:

Es más largo que ancho. Busca cortes de pelo
cortos o medianos. Evita estilos muy largos que harán que tu rostro se vea más alargado de lo que realmente es.

Tienes un rostro de triángulo invertido, si:

Tienes una mandíbula y quijada estrechas con frente y/o pómulos anchos. Un corte a los hombros es perfecto para este tipo de rostro, ya que hace que la zona de la mandíbula se vea más ancha y más balanceada con respecto al resto de la cara. Los cortes más largos también funcionan.

Tienes un rostro cuadrado, si:

Tu rostro es tan ancho como largo, pero con más forma rectangular que circular. Un estilo de corto a largo se ve bien en este tipo de rostro, así como los estilos ondulados redondeados. Los flequillos desparejos también ayudan a emparejar este tipo de cara. Evita los estilos largos y lisos. Evita cortes que queden justo al nivel de la mandíbula, ya que tu rostro se vería más ancho.

Rostro diamante

Tienes un rostro de diamante, si:

Tu cara es más ancha en los pómulos y tienes una frente y línea de la mandíbula estrecha. Un rostro diamante te da muchas opciones a escoger. Solo asegúrate de resaltar tus pómulos, no los escondas poniendo mucho cabello en tu cara.

Tienes un rostro en forma de triángulo o pera, si:

Tu cara es de proporciones medianas, tienes una frente angosta y lo que más sobresale en ti es tu mandíbula. Debes suavizar la quijada con cortes de pelo con volumen en la zona superior de la cara. Flequillos largos y ladeados te darán volumen. Estilos cortos o de media melena con suaves ondas ayudarán a disimular la mandíbula.

Abrir chat
¿Necesitas más información?